En el Diseño en Comunicación Visual la búsqueda de una identidad profesional por parte de la disciplina, que la diferenciara de otras vinculadas a ella, llevó en una época a buscar áreas que fueran específicas del Diseño y de ningún otro campo. Quizás la más importante e identificable para esa definición de perfil profesional sea la de diseño de tipografías. El diseño tipográfico es en cierto sentido, además de una tarea fuertemente especializada, el santo grial del Diseño en Comunicación Visual. La mayoría de las universidades e institutos que enseñan Diseño, tienen una materia o un taller dedicados exclusivamente a la tipografía, donde los alumnos se asoman a los arcanos de una especialización de la que la mayoría escapa después de ese breve y obligado pantallazo académico. Pero algunos pocos quedan para siempre enredados en las seductoras redes del diseño de tipos.

Laura Meseguer es una de las abducidas por esta particular especialización. Esta diseñadora y tipógrafa catalana nacida en Barcelona, estudió Diseño Gráfico en Llotja y dio sus primeros pasos profesionales en agencias de publicidad y estudios de diseño. Pero el llamado de la tipografía se hizo sentir en 1992 cuando fundó junto a otros diseñadores el colectivo y fundición de tipografías Type-Ø-Tones. De allí en adelante no paró de diseñar tipos y perfeccionarse. En el año 2003 sucede un hecho que abre un antes y un después en su carrera, al realizar el curso especializado en diseño de tipos Type and Media en la prestigiosa Academia de Bellas Artes de La Haya, de donde egresa con un Master en Diseño.

 

 

A partir de allí nunca dejó de plantearse nuevos desafíos y crecer en su trabajo. Algunas de sus creaciones han sido galardonadas con el Certificado de Excelencia Tipográfica del TDC de Nueva York, y con los Premios Laus del ADG-FAD y Premio Gràffica. Laura alterna el diseño de tipos con su tarea docente en el Máster en Tipografía Avanzada en “Eina, Escuela de Arte y Diseño”; en el Máster de Diseño Gráfico de “Elisava, Escola Superior de Disseny”, además del Curso General de caligrafía de Visions.

Da conferencias y talleres de lettering y de diseño de tipos en escuelas y congresos nacionales e internacionales. Ha publicado “TypoMag. Tipografía en las revistas” (IndexBooks) por el que obtuvo un premio Laus, y, junto a Cristóbal Henestrosa y José Scaglione, es co-autora del libro “Cómo crear tipografías. Del boceto a la pantalla” (Tipo e). En la actualidad Laura es una de las más prestigiosas tipógrafas de España y sus creaciones son reconocidas en todo el mundo. Con la amabilidad que la caracteriza ha accedido a responder algunas preguntas de CRANN.

 

 

Comencemos por el principio. ¿Cuándo fue el momento de tu carrera donde te diste cuenta que la tipografía era lo tuyo?

Soy diseñadora gráfica de formación y en el momento en el que empecé a trabajar seleccionando tipografías y trabajando con ellas, para rotular un logo o diseñando libros por ejemplo, me convertí en tipógrafa. Eso me llevó a estudiar las letras desde la microtipografía y querer diseñarlas, tanto para un logo como un alfabeto entero y así es como empecé con Type-Ø-Tones. Fue un proceso natural, pero es verdad que descubrirlo me fascinó. Unos años después vi la necesidad de profundizar en mis habilidades y conocimientos y por ello en 2003 me enrolé en Type & Media, el máster especializado de la KABK de La Haya, a partir de ahí, y del diseño de algunas tipografías, me convertí en diseñadora de tipos.

 

El ejercicio de diseñar tipografías es concebido como una práctica muy rigurosa. ¿Qué partes de tu personalidad sentís que te facilitan o te ayudan en ese ejercicio?

El compromiso y la constancia.

 

 

Cada creación tiene algo de uno y elegir es desde ese punto de vista muy difícil, pero… ¿Cuáles de tus tipografías son las que más apreciás? Por la razón que sea.

Todas mis tipografías tienen un sentido y unas han llevado a las otras. Si bien Rumba y Qandus son las más significativas. Rumba por aglutinar todo lo que aprendí en Type&Media y Qandus por ser un proyecto que tiene también un rol social.

 

El diseño de tipografías, como el Diseño todo, vive en constante cambio y eso también tiene que ver con el vertiginoso desarrollo de la tecnología ¿Qué sentís que se perdió de aquella práctica más vinculada con lo artesanal y que te gustaría recuperar?

Interesante pregunta. Creo que el espacio de reflexión propio del diseñador o diseñadora tiene que ver con la velocidad del entorno, todo pasa rápidamente; algo que a priori es contrapuesto a una práctica artesanal más lenta y reflexiva.

 

 

Alguna vez dijiste que el diseñador de tipos se expresa a través de sus tipografías. ¿Dónde pensás que se revela mejor esa subjetividad en un campo que a priori concebimos como muy pautado y estricto?

El diseño de tipografías tiene dos vertientes, una es la funcional y otra la expresiva, y es en esta última donde podemos plasmar nuestra personalidad, o visión de un estilo de tipografía concreto. Si bien una A siempre ha de ser una A para que sea inteligible, hay un margen y ahí es donde nos movemos. ¿Y dónde se muestra mejor? Creo que cuando consigues que una tipografía tuya sea reconocible.

 

 

¿Qué tan importante fue para vos y para tu práctica profesional tu paso por Type and Media en La Haya?

Muchas veces he dicho que hubo un antes y un después, y lo sigo diciendo 🙂
Y es porque significó mi salto al diseño de tipos profesional y a la docencia.

 

Has recibido varios galardones y premios por tu trabajo. ¿Qué significan esos premios para vos? Y concretamente. ¿Qué aportan a tu carrera?

Pues es un reconocimiento de tus colegas de profesión y te anima a seguir diseñando, ya que significa que tu trabajo aporta ya que despierta interés.

 

 

En el año 2015 participaste de un proyecto de colaboración intercultural a través del diseño de tipografías, el TMMM3 (Typographic Matchmaking in the Maghreb). ¿Nos podés contar un poco esa experiencia?

La experiencia de diseñar una tipografía latina a partir de manuscritos árabes fue totalmente alucinante, un campo totalmente nuevo para mí. Cada segundo fue de descubrimiento y cuando llevas años trabajando es algo muy enriquecedor y gratificante. Además tuve el privilegio de adentrarme en la cultura árabe y amazigh a través de la escritura. Recuerdo con especial cariño la experiencia de leer la Alhambra de la mano del historiador José Miguel Puerta Vílchez. Finalmente, el placer trabajar en equipo con Kristyan Sarkis (diseñador de Qandus Arabic) y Juan Luis Blanco (diseñador de Qandus Tifinagh).

 

Tenés, además de un perfil como diseñadora y especialista en tipografías, un marcado interés por la docencia; por transmitir lo qué sabés. Eso no es tan frecuente en profesionales que han llegado a un cierto nivel de reconocimiento y de proyección en su trabajo. ¿Qué es lo te motiva a enseñar?

La enseñanza me vino como algo dado y no buscado, pero para mí se ha convertido en un complemento para mi carrera, ya que el intercambio con los alumnos hace que se enriquezca tu visión de la tipografía. Es cierto que a veces es picar piedra y acabas agotada, pero en general me sigue gustando y veo necesario seguir expandiendo la cultura tipográfica y por lo tanto tiene sentido.

 

 

Prestando atención a tu carrera uno puede ver una tendencia; en tu participación en Type-Ø-Tones, en tu paso por La Haya, en tu trabajo en Marruecos o en tu exposición “The Beautiful People” donde invitaste a hacer el comisariado a Eider Corral; a concebir el Diseño como un trabajo colaborativo, como la tarea de un grupo y no de una sola persona. ¿Pensás que el diseño actual, por su alto grado de especialización, nos lleva inevitablemente en esa dirección comunitaria?

Pues sí, porque hoy día las disciplinas del diseño son mucho más transversales y requiere especialistas en campos diversos.

 

En tiempos de una visibilización tan potente del feminismo, el hecho de que seas una diseñadora de tipografías mujer, con un lugar tan destacado en tu medio, te otorga cierta representatividad. ¿Cómo te sentís en ese rol? ¿Pensás que hay algo por hacer en el campo del Diseño con respecto al rol de la mujer?

Hoy día hay muchas más diseñadoras de tipografía, tipógrafas, letristas y docentes que nunca. La presencia femenina en el diseño de tipos ha dejado de ser invisible como antaño y eso es lo más importante. Es cierto que he sentido la presión de ser observada o no ser lo suficientemente buena, competente o capaz, pero también tiene que ver con tu nivel de autoexigencia. Creo que hay que dejar de estar pendiente de la opinión de los demás, quita mucha energía. Las mujeres necesitamos apoyarnos entre nosotras, hacernos visibles. Hemos demostrado que tenemos una manera diferente de hacer y de organizarnos, como muestra alphabettes.org

 

 

Finalmente, contanos un poco de “The Beautiful People” y de tus próximos proyectos.

Es una exposición organizada por La Sala y Blanc! Festival, y concebida y diseñada con Eider Corral. En esta exposición quisimos poner de manifiesto la naturaleza relacional de mi práctica profesional, entre personas y disciplinas, y conectada también con las prácticas culturales contemporáneas, como el taller, el feminismo y el rol social de la tipografía. Construimos la exposición a partir del discurso y eso hace que la selección de proyectos, y la expo en si misma, sea tan especial 🙂

Gracias Laura!!!

 


 

Los artículos publicados en la revista CRANN no expresan las opiniones de los directores, editores y responsables de CRANN, quienes no asumen la responsabilidad por su autoría ni naturaleza. Se permite la reproducción de los artículos y material publicados solo a fines de difusión y no de lucro, siempre citando la fuente y consultando antes a su autor cuyo contacto se puede solicitar en el apartado de Contacto del sitio Web de CRANN. En el caso de material visual facilitado por sus autores a CRANN no se permite su reproducción sin autorización de los autores.