Miradas Intensivas es un ejercicio propuesto por el arquitecto español Helio Piñón a los alumnos que están cursando los estudios de posgrado que dicta en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Cataluña. El mismo consiste en la descripción de un edificio mediante el uso de un número limitado de imágenes fotográficas que no muestren la obra en su totalidad sino detalles de la misma, y que obliguen al espectador a una reconstrucción de la misma, transformándolo en parte activa del proceso narrativo. Por extensión, la formula ha sido aprehendida  por quienes estamos convencidos en rescatar el carácter formal y visual de la arquitectura por sobre los extravíos discursivos.

En nuestro caso particular pondremos nuestro interés en obras poco conocidas insertas en nuestras geografías y que consideramos aportaciones originales y valiosas a esa entelequia difusa llamada Arquitectura Moderna.

 

Edificio: Fogón de los arrieros (Casa Boglietti).
Año: 1952.
Autor: Horacio Mascheroni.
Ubicación: Pasaje Brown e/Zapico y Vda. De Ross, Resistencia, Chaco.
Texto y fotografías: Arq. Federico Muglia, 2011.

 

Extraña e increíble la historia de esta “casa” que vale la pena contar.

Desde mediados de los ’40 y por más de treinta años, Aldo Boglietti, bohemio e intelectual chaqueño, hizo del Fogón de los Arrieros (una asociación? movimiento? lugar? reunión de amigos?) quizás el polo cultural más importante de la Modernidad en el Norte argentino.
En el año 1952 encarga a Horacio Mascheroni la construcción de este edificio que sería a la vez su casa y la nueva sede del Fogón.

 

 

Por entre sus paredes desfilaron todas las figuras de la vanguardia cultural argentina de los 40/50/60/70’s (Borges, Petorutti, la Ocampo, Sábato, Romero Brest, Castagnino y siguen las firmas) a quienes se les regalaba (literalmente) la llave de la casa, siendo 499 las llaves entregadas. Hoy el Fogón es un centro cultural y museo con obras (la mayoría hechas in-situ) de Lucio Fontana, Petorutti, Paez Vilaró, Soldi, Severini y cientos más, que se llegaban a Resistencia solo a pintar una puerta del Fogón y participar de sus interminables happenings.

 

 

La arquitectura es tan increíble como la historia. De Mascheroni solo se sabe que era un santafecino afincado en el Chaco. Posee solamente algunas casas unifamiliares construidas en Resistencia, y se desconoce de dónde tenía un conocimiento tan acabado del Movimiento Moderno del momento (el Fogón es contemporáneo por ejemplo a la Casa Curutchet de La Plata, única obra en Latinoamérica de Le Corbusier). El resto de las viviendas de este misterioso personaje que pude conocer tienen el mismo manejo del lenguaje corbusierano, aunque no de un modo tan imaginativo como lo despliega en esta obra, seguramente influenciado por Boglietti.

 

 

El uso de la forma es absolutamente libre, aunque tampoco se emparenta por ejemplo con la escuela brasileña de Lucio Costa, y algunas soluciones técnicas (como el entrepiso de la biblioteca íntegramente colgado con tensores abulonados a una viga invertida ubicada en la azotea) son verdaderamente audaces.

 


 

Federico Muglia nació en la Ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires, en el año 1970. Es Arquitecto egresado de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de La Plata.

Es Docente de la materia Arquitectura de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNLP. Trabaja desde hace más de veinte años en la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, especializándose en proyectos de arquitectura escolar.

Con su estudio Muglia & Pantanetti ha participado de diversos concursos de Arquitectura, obteniendo premios y menciones.

Además de Arquitecto es ciclista, melómano asimétrico al establishment y fotógrafo. Su experiencia profesional y sus diversas aficiones le brindan una mirada original sobre el fenómeno de la arquitectura contemporánea, del que es un entusiasta analista y comentarista.

 


 

Los artículos publicados en la revista CRANN no expresan las opiniones de los directores, editores y responsables de CRANN, quienes no asumen la responsabilidad por su autoría ni naturaleza. Se permite la reproducción de los artículos y material publicados solo a fines de difusión y no de lucro, siempre citando la fuente y consultando antes a su autor cuyo contacto se puede solicitar en el apartado de Contacto del sitio Web de CRANN.