Entrevista realizada en el número 31 de Crann

Es Diseñador Gráfico recibido en la Universidad de Buenos Aires, donde se desempeña como docente desde hace diez años. Trabajó como ayudante del escultor Enio Iommi y estudió Bellas Artes en la Prilidiano Pueyrredón. Se especializó en diseño editorial. Diseñó para el suplemento NO del diario Página/12 e hizo lo mismo con la revista cultural Página/30. Ha diseñado diversidad de CD’s. En su faceta como artista expuso en Buenos Aires, Rosario, Nueva York, Milán, Madrid y Barcelona. En su obra “Ensayo sobre el poder” que consiste en una colección de marionetas, reflexionó sobre el poder y la manipulación. La tensión entre arte y diseño la resuelve en el trabajo cotidiano, quizá como fruto de su misma formación en los dos campos.

¿Qué caminos te llevaron al diseño?

Estudié Diseño Gráfico por casualidad. Era el típico adolescente confundido que pensaba “Bueno, me gusta dibujar, estudio Diseño Gráfico entonces” (un salame total).

Estudiaste diseño en la UBA y Bellas Artes en la Pueyrredón, estás en el medio de la discusión de diseño y arte. ¿Qué te aportó cada una?

Creo que aprendí muchísimo en los dos lugares, pero puestos a simplificar la cosa te digo: En la UBA sorprendentemente aprendí más de arte que en la Pueyrredón, creo que principalmente me enseñaron a trabajar, a ser inquieto, y a buscar siempre nuevos enfoques para viejos problemas. No sé cuál es la diferencia entre diseño y arte, nunca pude dar con una definición de ambas que me resulte satisfactoria. ¿Es realmente necesario establecer una frontera entre las dos disciplinas?

 

 

Y en base a esto ¿Cómo te definirías?

No me definiría.

¿Qué rol cumple el diseño?

William Burroughs dijo El arte no representa la realidad, la hace visible. Creo que este pensamiento se aplica perfectamente al diseño gráfico.

¿Existe el compromiso social en el diseño? ¿Tiene un fin social?

Sí, claro que sí, todas las disciplinas lo tienen, todos los individuos lo tienen. Si uno vive en y es parte de una sociedad, entonces tendrá un fin, un rol y una responsabilidad dentro de esa sociedad.

¿Como ves la globalización en cuanto al diseño en un mundo donde las diferencias son cada vez más grandes y en donde las realidades son tan dispares?

Divertida, interesante, enriquecedora. No me da miedo la globalización, no me da miedo la “pérdida de identidad”. Creo que la identidad no se pierde, sino que se transforma, se enriquece.

 

 

Diseño

¿Cómo fue tu llegada a Página/12?

Alejandro Ros me tomó una entrevista. Sé que entrevistó mucha gente muy recomendada, y finalmente quedé yo (?!!!). Es lo más cercano a ganar algo que alguna vez estuve.

Tomando en cuenta que el nombre del suplemento es la contracara del suplemento joven de Clarín. ¿Existía un planteo editorial que debía plasmarse gráficamente?

Por su puesto, si el SI es complaciente, comercial, advenedizo, el NO es rebelde, independiente, contestatario.

¿Cómo es el proceso de trabajo en el NO?

Es exactamente igual a hacer un trabajo práctico en la facu, porque tiene las mismas variables. Tenés siempre temas interesantes, mucha libertad, y un solo recurso: vos (vos sos el ilustrador, vos sos el diseñador, vos sos el retocador, vos sos el fotógrafo). Eso sí, en lugar de un mes tenés un día (o unas horas). Está buenísimo, de verdad.

¿Cómo se resuelve el condicionante del tiempo? El tiempo es un recurso más, una variable más que tenés que administrar cuando estás trabajando, como ser el dinero, el equipo (compu), la fotografía, la ilustración, etc. La tarea del diseñador es administrar esos recursos de la mejor forma posible. Lo importante es no lamentarte por lo que no tenés, sino aprovechar lo que si tenés. Si no te alcanza el tiempo es porque no lo supiste administrar, así sea una hora o seis meses.

En una entrevista de Marcelo Pellizo (www. linkodromo.com.ar) decís que el diseño editorial representa el 100% de tu trabajo. ¿Por qué te centraste en esto? ¿Qué tiene el diseño editorial que las demás ramas no tengan?

Editorial es muy completo, estas diseñando por sobre todas las cosas un objeto, y ese objeto tiene materialidad, secuencialidad, diferentes trazados de lectura, tipo, imagen, etc, etc, etc. Sería muy soberbio de mi parte decirte que es más completo o mejor que otras ramas del diseño, porque no conozco en profundidad ninguna de las otras. Una cosa muy buena que sí tiene es la durabilidad (diría atemporalidad, pero estaría exagerando). Por ejemplo, me encanta ver diseño web o animación para TV, dos ramas fascinantes, pero en las cuales todo es muy efímero, un trabajo que hiciste hace dos años hoy es “viejo”. Eso es muy difícil que te suceda con la tapa de un libro.

¿Qué diferencia encontrás al trabajar en un CD, un libro y el NO?

 La diferencia principal quizás sea que el No siempre te da revancha, porque la semana próxima sale otro. Los CDs y libros son, como objetos, mucho más ricos, y como publicaciones mucho menos efímeras.

 

 

¿Cómo encarás los diferentes trabajos? ¿Tenés un método estándar, o hay variaciones? Tengo un método estándar lleno de variaciones. Soy un soldadito de la UBA, para bien y para mal, sería aburrido relatar una metodología (relevamiento, investigación, objetivos, bla bla bla) por todos conocida ¿no?. Trato de prestarle especial atención al contexto. A nivel emocional creo que soy muy entusiasta cuando empiezo un trabajo, me pongo muchas veces, no sé, casi eufórico. Realmente me emociona tener la posibilidad de hacer la tapa de un libro que me gusta, de formar parte de ese objeto y ese universo que se va a meter en la vida y el la cabeza de otra persona. El momento de la hoja en blanco me fascina, es el momento en el cual un trabajo no es nada y es todo a la vez, en ese momento soy igual que Milton Glaser, Paul Rand, Pablo Picasso, y todos los genios juntos. Si, claro, después la arruino, pero no importa, tengo un montón de hojas más.

¿Qué “requisitos” debe reunir una pieza de diseño?

Tiene que tener muchas manchitas, texturas de papeles viejos y letras hechas a mano… No, en serio, no sé. Es demasiado difícil esta pregunta.

¿Hay algo que te gustaría hacer, una cuenta pendiente o anhelo?

Sí, miles de cosas, van tres: 1. Me gustaría hacer el gol que le dé a Argentina su tercera copa del mundo de fútbol, preferentemente contra Brasil, sobre la hora y dejando al menos 6 rivales en el camino. 2. Me gustaría crear

una editorial desde la cual editar libros de la gente que admiro. 3. Me gustaría saber aprovechar mejor el tiempo.

Escultura

¿Qué te llevó a la escultura?

Di el ingreso a la Escuela de Bellas Artes (P. Pueyrredón) porque pintaba, y quería ser pintor, pero justo surgió la posiblidad de trabajar de ayudante de Enio Iommi (escultor, uno de los grandes maestros concretos argentinos) y me enganché mal con la escultura.

 

 

¿Qué motivó la creación de “Ensayo sobre el poder”?

Trabajé muchos años con dos temáticas en paralelo. En el taller de Enio hacía esculturas abstractas que se movían con motores eléctricos y en mi taller hacía figuras antropomórficas con chatarra (muñequitos). La unión de un trabajo (cinética) con el otro (humanoides) más el cansancio de trabajar tantos años con chatarra generó esa serie de marionetas minimalistas. El catalizador fue obviamente Enio, luego de muchas charlas sobre el poder y la manipulación, y las posibles formas de abordar dichas temáticas.

¿En qué consistía el proyecto? ¿por qué marionetas?

Usar marionetas para reflexionar sobre el poder y la manipulación no era algo muy original, y justamente eso hacía más difícil e interesante el proyecto, porque estaba obligado a abordarlo de una manera única.

¿Cómo sigue?

No sé, sigue… la verdad es que trabajé mucho en la génesis de ese proyecto, y me han surgido muchas posibles vías de exploración a partir de las marionetas ¡y las quiero explorar todas!. La primera que salió fue una especie de ¨precuela”, una serie de planos, diagramas del pensamiento que me llevó a desarrollarlas.

 

 

Actividad docente, contexto Argentina

¿Cómo fueron tus primeros pasos y que te motivó a la actividad docente?

Disfruté mucho de la carrera como alumno; del trabajo y las discusiones de taller, de la puesta en común permanente. Convertirme en docente fua la forma de continuar con todo eso. Mis primeros pasos, como los de todos en la UBA, fueron salvajes: me pusieron frente a 40 pibes (casi todos de mi misma edad) y me dijeron “acá tenés la ficha del TP, vos sos el docente, explicáles”.

¿Qué buscás aportarle a los alumnos? ¿y ellos que te aportan?

Uff, va a quedar re cursi la respuesta, pero es la verdad: trato de escucharlos. Creo que lo más frustrante que les ocurre a los pibes generalmente es que las clases son unidireccionales, el docente habla y los alumnos aprenden. ¿Sabés que la etimología de la palabra “alumno” es sin-luz? jodido ¿no? ¿Qué me aportan ellos? De Marzo a Noviembre trabajo mejor, diseño mejor, tengo mayor capacidad de reflexión y soy más exigente conmigo mismo.

¿Cómo ves la situación educativa en diseño en nuestro país?

No sé, hay excelentes docentes y muchas pilas y mucho talento. Pero las instituciones se morfan mucho de esas pilas y de ese talento. Es difícil decir.

La pregunta obligada, ¿qué le dirías a alguien que se inicia en el camino del diseño?

Que disfrute del camino, que no esté todo el tiempo preocupado por llegar. Que se aprenda bien las reglas (es la mejor forma de poder romperlas