SISTEMA

SISTEMA DEL NO SISTEMA


A lo largo de decenas de reuniones, los integrantes de Crann fueron delineando lo que a esta altura es la marca registrada de la revista: la ausencia de un sistema de diseño, en contraposición a lo que es habitual en publicaciones de este tipo. La idea era entretener al diseñador y por eso se planteó que cada nota debía ser pensada como un diseño único, diferente del resto.

En la búsqueda por romper con las estructuras, nació lo que sus directores llaman el sistema del no-sistema. Esto es: un sistema que se afianza a través del tiempo puesto que cada número es diferente y los lectores esperan encontrarse al número siguiente con otra revista, con un diseño completamente renovado respecto de la anterior.

Más allá de esto, existen determinadas pautas generales que se respetan siempre como la caja tipográfica, el comienzo de nota a doble página con predominio de la imagen y el juego entre tipografía e imagen, lo que permite sumado al formato característico, identificar fácilmente la publicación.

Esta idea gráfica se extiende al trabajo de tapas, que varían en uso de lenguajes y retórica de número a número, explorando diferentes tecnologías y haciendo de cada nueva edición una diferente manera de expresar lo que Crann significa.